Publicidad

¿Qué podemos considerar como Trader inteligente?

ratios-bursatiles

Se preguntarán entonces que se considera cómo un trader inteligente. Ser un trader inteligente no tiene nada que ver con el coeficiente intelectual de una persona, sino más bien con la paciencia, disciplina y voluntad para aprender, sin olvidar la sabiduría suficiente para controlar emociones y pensar por uno mismo. En palabra de Benjamin Graham (Padre del Value Investing): “Es más un rasgo del carácter que del cerebro”. En cualquier caso es conveniente aludir a dos grandes y famosas figuras. Son de esas anécdotas que pueden cambiar la forma de pensar de un operador.

Un alto coeficiente intelectual, como ya hemos dicho anteriormente, no es garantía de éxito. De la misma forma una gran formación académica para nada asegura retornos mejor que la media del mercado, de hecho lo más probable independientemente de todo esto no es que solo se obtengan unos resultados más bajos que la media del mercado, sino que además en la carrera para superar al mismo acabemos perdiendo dinero y teniendo rendimientos negativos. En 1998, Long-Term Capital Management, un fondo de inversión de gestión alternativa dirigido por gran cantidad de informáticos y matemáticos y dos economista ganadores del Nobel (Robert C. Merton y Myron S. Scholes) perdieron más de 2.000 millones de dólares en cuestión de semanas al apostar una gran cantidad de su capital a que el mercado de bonos volvería a su cotización racional. El mercado de bonos se empeñó, en lugar de volver a la normalidad, mostrar una cotización cada vez más irracional. Long-Term Capital Management había alcanzado tales niveles de endeudamiento que estuvo a punto de hundir el sistema financiero mundial. (Otro día escribiré sobre la historia de Long-Term Capital Managament)

Sir Isaac Newton  fue físico, filósofo, teólogo, alquimista y matemático inglés. Newton es de sobra conocido por todos gracias a su famosa a la par que importante aportación a la ciencia: Ley de la Gravitación Universal. En el año 1720 Newton tenía acciones  de la Sociedad del Mar del Sur. Con la percepción de que la cotización se había descontrolado afirmó: “Puedo calcular los movimientos de los cuerpos celestiales, pero no la locura de la gente”Newton se desprendió  de sus acciones del Mar del Sur, embolsándose un beneficio del 100% que ascendió a 7.000 libras. No obstante, meses después volvió a adquirir acciones de la Sociedad a un precio muy por encima del anterior y perdió más de 20.000 libras ( 3 millones de dólares del año 1971). Sir Isaac Newton fue una de las mentes más brillantes de la historia según el concepto de inteligencia que utilizamos habitualmente. Aun así, según los términos de Graham estaba muy lejos de ser un inversor inteligente. Al dejar que el murmullo de la masa se impusiese a sus propias ideas, uno de los mejores científicos de la época actúo como un tonto.

En definitiva, si hasta el momento nuestras inversiones han fracasado, no es porque seamos estúpidos. Es porque, al igual que Newton o las mentes brillantes encargadas de gestionar Long-Term Capital Management no hemos adquirido la disciplina y claridad emocional para tener éxito en el entorno bursátil.

Publicidad

5 responses to “¿Qué podemos considerar como Trader inteligente?

  1. Long-Term Capital Management, este caso le estudiè a la universidad y nunca me lo olvido. Tambien me gusta que siempre recuerdes la disciplina y los controles de las emociones por nuestro trading, mejor por ser trader. Un camino duro, pero estoy seguro que si cada uno de nosotros se enfrenta a si mismo ganarà mucho mas del dinero, el trading puede llevarte a ser una persona nueva. Me ha encantado recordar los anos 90 y los fondos de inversiones con este articulo, gracias por escribirlo

  2. El caso LTC se ha repetido ya varias veces, la última con el tinglado que algunos se montaron en los meses/años previos a la burbuja subprime del 2008. La última de la que tenemos constancia.

    Esta gente que trabaja como quants para la industria financiera reconocen que no tienen formación financiera, y que es la codicia y la avaricia de las firmas que les contratan quienes han reventado el tinglado al apostar salvajemente por modelos matemáticos que los financieros tomaban como dogma de fe infalible.

    Los financieros desprecian los eventos improbables, así que hasta que se produzca un extremo aprovechan para explotar unos modelos que bajo circunstancias “normales” parecen la panacea. Se emborrachan con los resultados y se apalancan como vacas.
    Total y en última instancia caso de producirse una desgracia ya la mutualizan sobre el populacho.

    Sobre todo esto habla el documental quants.
    https://www.youtube.com/watch?v=ed2FWNWwE3I

    Entiendo la idea que quieres trasmitir con tu artículo. Ahora bien, entre dos personas que se interesan por el trading, una con algún tipo de formación financiera o técnica (matemática, estadística…) o incluso de otros campos aparentemente sin relación con el trading (filosofía, psicología….) y otra persona sin ningún tipo de formación… Pues yo apostaría por la primera, porque posee una base a muchos niveles que puede suponer cierta garantía de hacer las cosas mejor que quien carece de ninguna formación.

    Esto tiene relación con otro artículo que has escrito en el que muy acertadamente sugieres que “no todo el mundo puede vivir o aspirar a vivir del trading”. Hay una serie de condicionantes, y la formación me parece uno que la mayoría desestima muy alegremente.

    Saludos

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *