Publicidad

“Nuevos pensamientos para una vida mejor” Wayne Dyer

Nuevos pensamientos para una vida mejor

Ayer terminé de leer un libro sencillo y a la vez complejo, corto y a la vez largo. Es un libro escrito con en lenguaje sencillo pero difícil de comprender. Difícil de comprender digo, porque aunque lo que nos propone es francamente sencillo no estuvimos educados para esto, no estuvimos educados para reconocer nuestros fallos o para perdonar a nuestros peores enemigos.

¿Perdonar a un asesino? ¿Parece increíble verdad? Pues cosas parecidas son las que nos pide este libro. Nos pide que seamos débiles en lugar de fuertes, que seamos flexibles en lugar de rígidos, nos pide que realicemos cosas que parecen utopías. Nos dice que nos fijemos en lo vacío tanto como en lo lleno o incluso le demos más importancia. De la misma manera que un vasija  es capaz de cumplir su función por el vacío creado en su interior para retener el agua, de la misma manera que la música es bonita y armoniosa por los espacios sin sonido que quedan en las melodías. ¿Se imaginan un sonido constante? Sería algo molesto más que algo bonito. Los seres humanos somos iguales, todos nos fijamos en la fachada, en ese cuerpo que en su interior alberga un vacío. ¿Que sería de nosotros sin ese “vacío” donde albergamos nuestros conocimientos, nuestros sentimientos, nuestras ideas, nuestra forma de vivir? Se nos pide que vivamos sin posesiones materiales que nos desprendamos de todo lo que no nos sirve y lo regalemos. Al fin y al cabo si no tenemos nada no hay nada que temamos perder. No quiere decir que no tengamos nuestra casa, nuestro ordenador o nuestro smartphone, se nos pide que no tengamos apego a ello. Vinimos sin nada y sin nada nos iremos de este mundo. Nacemos, crecemos y morimos. Es así. Demasiado simple como para comprenderlo en este mundo frenético.

¿Cómo es posible que una persona que quiere ser Trader no tenga apego a cosas como el dinero?

¿Qué paradoja verdad? Parece una utopía, parece como si este libro no fuera conmigo. ¿Cómo es posible que alguien que aspira a vivir con el dinero como materia prima pueda cumplir esto? Bueno, es complejo, pero hay dos maneras de ver la bolsa, como dinero o como pips/puntos. Yo desde hace tiempo lo veo como puntos, como porcentajes. Mis amigos cuando hablan conmigo creen que yo estoy nervioso por estar manejando ese capital, ven como un billete de 20 euros (así lo interpretan ellos) se puede esfumar en un día. Para ellos es algo que los traería locos. No tengo ningún don para esto de la bolsa ( ojalá lo tuviera ), pero si algo es verdad es que pocas veces en mi vida me he puesto nervioso. Las cosas pasan porque tienen que pasar, no hay que forzarlas, hay que ser como el agua dejándose llevar. El agua es débil (en apariencia), podemos coger el agua y “aplastarla” llevarla de un lado a otro, contaminarla, pero al final siempre volverá a su estado natural. Se evaporará y volverá a caer, por mucho que queramos no podemos romperla. Si hace frío se convierte en hielo y en caso de que haya fuego, el fuego es incapaz de quemarla. Con esto quiero decir que ahora, soy como el agua. No me importa ceder en mi postura o equivocarme en mis análisis, ahora me importa operar. No hay por qué discutir. Cada uno tiene su punto de vista y no hay que intentar forzar que esas personas cambien su modo de ver, simplemente hay que dejar que el flujo natural de las cosas ponga las cosas en su lugar. No hago trading por el dinero, hago trading porque me apasiona, estoy literalmente enamorado del trading. El dinero es algo que viene luego y viene solo, mi meta es hacer buen trading, hacer buenos trades, ser disciplinado, ser flexible, ¡ ser como el agua ! y sin quererlo ni buscarlo, si eso que me apasiona lo hago bien el dinero viene a llamar a mi puerta sin que  si quiera lo haya llamado. Por último me gustaría terminar diciendo que existe una diferencia fundamental entre ganar dinero y la forma en que utilizas ese dinero. Puedes utilizar ese dinero para comprar cosas innecesarias o puedes utilizar ese dinero que viene y va, para invitar a tus amigos, para donarlo, para comprar un regalo a alguien, para comprar unas zapatillas a un niño que camina descalzo, una caja de colores a un niño que no se puede permitir dibujar o incluso algo tan sencillo como comprar algo de comida a esa persona que no pide dinero a la salida de la iglesia, sino comida para sus hijos.

Podría estar años hablando de este libro, porque aunque es limitado en su formato físico, es infinito en su legado. El libro consta de 81 pequeños poemas basados en la sabiduría del Tao escrito hace más de 2.500 años por Lao Tsé y comentados por el fantástico Wayne Dyer autor de un libro que leí hace tiempo titulado “Tus zonas erróneas”. Un capítulo por día, apenas 15 minutos diarios pero 24 horas para aplicar y aprender en la vida real ese capítulo. Esa es la recomendación del autor y la suscribo. Es un libro por y para la vida pero te hará mejor persona y mejor trader.

Publicidad

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *