Publicidad

Los gestores profesionales no sirven para nada, la mayoría no baten al mercado

Dice el estudio SPIVA Europe Scorecard que más de la mitad de los fondos y en general, más de tres cuartas partes de los mismos, no baten al mercado. Además, añaden, la probabilidad de batir al mercado conforme el espacio temporal aumenta por encima del periodo anual aumenta de forma progresiva.

report

Que los datos, siempre y cuando sean fiables, son ciertos es indudable dada la entidad de la fuente de la que proviene (Morningstar). Por tanto, suponiendo que sean ciertos cabe destacar algo más. Ese algo que quiero destacar no lo tengo contrastado por eso no afirmaré categóricamente que deba ser así necesariamente, pero si debe ser algo que como inversores y clientes potenciales de un fondo de inversión debemos tener en cuenta y que normalmente estudios como estos pasan por alto. Lo cual, dicho sea de paso, me parece un error de bulto. Quiero suponer que lo hacen adrede para alimentar el mito de que los gestores sobran y de que es mucho más rentable replicar al mercado en lugar de intentar batirlo.

¿Riesgo? ¿Quién dijo qué?

No tengo los datos y dado que es costoso tampoco me molestaré en buscarlos. Mi intención no es demostrar nada, es ser crítico con lo que veo. Y en esa tabla, la que he mostrado anteriormente, me faltan datos para valorar de forma adecuada la calidad de un fondo. No me interesa tanto el retorno, me interesa el riesgo. No es lo mismo que el S&P500 consiga, por decir algo, una rentabilidad de un 80% en dos años que un gestor que consiga un 25%. Lo fácil en ese punto es afirmar que lo mejor es replicar al mercado, pero quizás el primero se coma por el camino un 2008 y a lo mejor el gestor sabe controlar las pérdidas o a lo mejor no. Cada vez me sorprende más la capacidad que tenemos —o quizás sea ignorancia en el buen sentido de la palabra— de obviar la volatilidad.

Como matar a tu abuela

Para el que no lo haya entendido le explicaré la importancia de la volatilidad. La cual en los mercados conocemos como riesgo. A mayor volatilidad de un activo, se supone que más riesgo tiene. Se supone. Les dejo un extracto del libro Antifrágil: Las cosas que se benefician del desorden en el que lo explica:

A continuación expondré otro efecto de la no linealidad: las condiciones en las que el promedio o la media —el efecto de primer orden— carece de importancia. Será un primer paso antes de centrarnos en la acción de la piedra filosofal. 

Como reza el dicho:

“No cruces un río si la profundidad media es de un metro veinte”

Se nos acaba de informar que nuestra abuela se pasará las dos horas siguientes a la agradable temperatura media de veintidós grados centígrados. Fantástico, pensamos, porque veintidós grados es la temperatura ideal para una abuela. Desde que fuimos a empresariales somos de esas personas que se guían por la «visión de conjunto» y con está información resumida nos damos por satisfechos.

Pero hay otro dato. Resulta que la abuela se pasará la primera hora a dieciocho grados bajo cero y la segunda a sesenta sobre cero con una media equivalente a la agradable temperatura mediterránea de veintidós grados positivos. Así que lo más seguro es que nos quedemos sin abuela (y con un entierro por delante, y hasta puede que con una herencia).

Es evidente que los cambios de temperatura serán más perjudiciales cuanto más se desvíen de los veintidós grados. Como vemos, el segundo dato, la variabilidad, ha resultado ser más importante que el primero. La segunda noción de media carece de importancia cuando uno es frágil a las variaciones: en el caso de la abuela, la dispersión de los posibles resultados térmicos es mucho más importante que la media. La abuela es frágil a las variaciones de temperatura, a su volatilidad. Llamaremos al segundo dato efecto de segundo orden o, de una manera más precisa, efecto de convexidad.

Tengamos presente que, por muy buena que pueda resultar la noción de media como simplificación, también puede convertirse en un lecho de Procusto. El dato de que la temperatura media alcanza veintidós grados no simplica la situación para la abuela. Es una información encajada en un lecho de Procusto, algo que  realizan necesariamente quienes diseñan modelos científicos porque un modelo, por su naturaleza,  es una simplificación. Lo que no queremos es que la simplificación distorsione la situación hasta el punto de ser perjudicial.

Así que ya saben, si no quieren perder a una abuela no caigan en la trampa de extraer conclusiones cuando la información es insuficiente. De manera que, a falta de extraer datos referentes a la volatilidad de los fondos, debemos tener en cuenta que no todo es blanco o negro. O los gestores sirven o no sirven. Yo no lo sé, me gusta creer que sí, porque de hecho algunos se caracterizan por perder poco en épocas de escasez, pero no lo sé. Solo intento ser crítico.

Publicidad

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *