Publicidad

El Day Trading es cuestión de pulgadas

hqdefault

Hago Swing Trading y aunque siempre me había gustado el Day Trading ahora no cambiaría mi operativa por nada. He conseguido encontrar mi modo de operar, aquel que más encaja con mi personalidad, aquel que más feliz me permite vivir. Al final se trata de sentirte a gusto, de sentirte bien, de que tu psicología esté al 110% para poder exprimir al máximo tus habilidades técnicas. Cada uno tiene su propio sistema, su propia temporalidad, su propia gestión. Mi opinión es que guardando algunas reglas que todos deben cumplir por norma general para evitar el desastre lo demás es modificable y adaptable a cada mente en concreto. El Day Trading es una disciplina que siempre me ha gustado y que con respeto hacia ella y hacia los que la ejercen podría decir que es divertida. Es dinámica, oportunidades continuas, oportunidades aparentemente muy buenas. El mercado no para de dar señales y eso junto con el apalancamiento y la supuesta rapidez de las operaciones lo hacen muy atractivo para el público general. Desde mi punto de vista es la disciplina más exigente. El Day Trading es cuestión de pulgadas, en tres o cuatro segundos el futuro del Dax puede moverse 10 puntos, es decir 250 euros por cada contrato. En el Day Trading se pone de manifiesto la claridad de las ideas, la disciplina, la lectura del mercado y la capacidad de ser flexible y no ceñirse a una idea. Diría que una de las claves, que también se puede aplicar a otros marcos temporales, es operar el momento, operar lo que está sucediendo.

Si quieres hacer Day Trading te ánimo a que lo hagas. Pero ten en cuenta lo exigente que es y antes de nada, siempre, intenta conocer tu mente, conocer lo que quieres. El Day Trading es cuestión de pulgadas, de segundos, de milésimas pero no es un solo partido es que se juega. Se juega un partido cada día y cada día tienes que estar al máximo nivel.

 

Publicidad

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *